username o email
password

Ti piace Aphorism?
Segnalaci su Google

Inserisci la tua e-mail per ricevere gli aggiornamenti

in archivio dal 09 feb 2011

Claudio Valerio Gaetani

25 ottobre 1967, Guatemala - Guatemala
Mi trovi anche su:

elementi per pagina
elementi per pagina
  • 17 febbraio alle ore 6:27
    Ahora yo te siento

    Ahora yo te siento,
    escucho tu silencio,
    recorro tus besos
    y sueño tus labios,
    logro escuchar que duermes,
    aunque estando lejos
    y te conviertes en nostalgia.
    En el paraíso de tus ojos,
    perdido estoy porque me pierdo
    en la paz de tus labios,
    y me encuentro...
    Porqué estoy contigo, ahí,
    en el universo de tu alma,
    mis sentidos están vivos
    y amándote vivo en ti.
    Lléname de tentación,
    acaríciame llenando
    cada instante de ti,
    convierte la noche en sueño
    y el despertar en risa,
    lléname de tu cuerpo
    y siente como danza...
    Danza, amor, danza
    sin cesar, danza,
    escucha el sonido
    de este amor y...
    Danza...

    [Diario de un penador de muñecas]
    ©1998 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 17 febbraio alle ore 5:24
    Cerré los ojos

    Cerré los ojos, soñé contigo
    los abrí y continué a soñar,
    supe que existías,
    supe de quererte,
    entendí de amarte.
    Cerré los ojos
    y soñé, soñé, soñé
    que tu también
    me amabas.

    ©1998 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 17 febbraio alle ore 4:52
    Si tu supieras

    Si tu supieras
    que con una sola mirada,
    que con una sola sonrisa,
    has curado mis heridas
    cancelando mies recuerdos.
    Tu risa
    alegra mi mundo
    y hace las cosas simples.
    Tus palabras
    me dan la fuerza
    de enfrentar el mundo.
    Quizá, no lo has visto,
    quizá te das cuenta,
    pero creo que es simple
    adivinarlo,
    de ti me enamoro.
    No lo sé cuando, ni cómo
    nació este amor..
    Aquello que sé
    es que existe,
    irrumpe indomable...
    Existe.

    ©1999 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 17 febbraio alle ore 4:51
    Grazie...

    Grazie...
    perché sei con me,
    perché sei come sei,
    per darmi le cose buone
    e cattive di te...
    Perdonami...
    se ti ho offeso,
    se ti ho umiliato,
    se in qualche momento
    io ho sbagliato...
    Voglio che tu sappia
    che io sono umano
    e come te posso essere debole,
    pero con tutti i miei difetti
    con te non ho fallito...
    E voglio chiederti...
    di permettermi d’amarti,
    solo un poco...
    di permettere al tuo corpo
    di sollevarmi...
    fino al cielo.

    ©1999 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 17 febbraio alle ore 4:50
    Se tu sapessi

    Se tu sapessi
    Che con solo uno sguardo,
    che con solo un sorriso,
    ha curato le mie ferite,
    hai cancellato i miei ricordi.
    La tua risata
    rallegra il mio mondo,
    e fai le cose semplici.
    Le tue parole
    mi danno la forza
    di affrontare il mondo.
    Chissà, forse non l’hai visto,
    chissà forze ti rendi conto,
    ma credo sia semplice
    indovinare,
    mi sto innamorando di te,
    non lo so quando, ne come
    è nato questo amore.
    Quello che so,
    è che non sbaglio.

    ©1999 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 17 febbraio alle ore 4:48
    Non avere dubbi...

    Non avere dubbi...
    sai che ti amo con un amore puro,
    limpido amore e sincere parole,
    Leggi questi versi,
    parlano di te e di me,
    del mio tempo e del tuo,
    ascolta la pioggia,
    ascolta il vento,
    ogni cosa adesso diventa diversa,
    perché è la nostra pioggia,
    è il nostro vento.
    Tutto ciò che scrivo,
    parla di te, parla di me,
    parla del futuro,
    parla del tempo,
    parla del momento,
    parla dell’eterno.
    Mentre il tuo sguardo
    rincorre questi versi,
    il mio cuore, amore,
    ne scrive ancor degli altri,
    non voglio la distanzia,
    non voglio l’amarezza,
    la mia anima ha sette di te,
    È notte, chiudo gli occhi,
    per sognarti per non sentire
    la tua assenza.

    ©1998 Claudio Valerio Gaetani

     
  • 13 febbraio alle ore 5:01
    Grazie di ogni momento

    Grazie di ogni momento
    che abbiamo condiviso,
    momenti pieni di sentimenti
    e pensieri e sogni e desideri
    secreti e risate e lacrime,
    ma sopratuto amicizia.
    Ogni secondo prezioso
    é diventato un tesoro
    nascosto nel mio cuore.
    Grazie del tuo tempo,
    dedicato a preocuparti per me,
    ad ascoltare i miei problemi
    e ad aiutarmi trovarne soluzione,
    ma sopratutto il tempo per sorridere
    e dimostrarmi il tuo affetto.
    Grazie perche sei ciò che sei,
    una persona meravigliosa,
    la mia migliore amica,
    colei che sa i miei secreti,
    grazie a te ho conosciuto l’amicizia,
    e sono fiero di questo.

     
  • 13 febbraio alle ore 4:59
    Ascolto il suono del tuo cuore

    Ascolto il suono del tuo cuore
    delirante di tristezza e confusione,
    ascolto il suono e ascolto il cuore,
    il mio cuore infranto da mille battaglie,
    il mio cuore stanco, il mio cuore franco.
    Ascolto il suono della tua voce triste,
    angosciata e sottile, confusa e soave,
    ascolto la tua voce e ascolto la voce,
    la mia voce piena di parole mai dette.
    la mia voce poetica, la mia voce d’amore.
    Ascolto il suono dei tuoi passi
    piccoli, stretti, echeggiare nell’aria,
    ascolto il suono e ascolto i passi,
    i miei passi stanchi di tanta strada percorsa,
    i miei passi incerti, i miei passi tristi.
    Ascolto il suono dei tuoi silenzi
    indifferenti e vacui di agonia in desta,
    ascolto il suono e ascolto i silenzi,
    i miei silenzi eterni di non saper che dire,
    i miei silenzi duri, i miei silenzi bui.

     
  • 13 febbraio alle ore 4:58
    Ti penso

    Ti penso
    ogni istante dei miei giorni.
    Ogni notte sei presente
    nei miei sogni,
    vedo il tuo volto ovunque,
    sento l’odore
    della tua pella sempre sulla mia.
    In ogni sguardo vedo i tuoi occhi.

     
  • 13 febbraio alle ore 4:57
    XCVIII

    Ascolto il suono del passar del tempo
    inesorabilmente, senza arretrare un passo,
    ascolto il suono e ascolto il tempo,
    il mio tempo andato, il mio tempo fatto,
    il mio tempo tuo, il mio tempo nuovo.

     
  • 13 febbraio alle ore 4:55
    Avvicinati a me

    Avvicinati a me
    luminosa e adorabile.
    Lascia le tue orme
    nella mia anima stanca.
    Guardami sovrana,
    intrappolami nella luce
    dei tuoi occhi.
    Voglio scoprire
    nuovi colori,
    la meraviglia nascosta.
    Abbracciami incorporea,
    palpabile voragine
    allucinante di pelle.
    Dimostrati sorprendente
    e senza dubbio
    la realtà saprà di sogno.
    Mostrami il tuo odore
    amaro o dolce che sia,
    inebriami l’essenza.
    Eclissami senza rispetto,
    sublima i miei sensi
    nella dolcezza del tuo miele.

     
  • 13 febbraio alle ore 4:50
    Non so come

    Non so come
    hai cambiato il mio sguardo,
    hai dato allegria alla mia vita.
    Io non credevo nell’amore,
    e tu, imperterrita
    mi sei entrata dentro.
    Non so come
    ho vissuto tutto questo tempo,
    senza pensare a te.
    Credo invece
    che tutto la mia vita
    l’ho percorsa per arrivare qui.

     
  • 29 novembre 2016 alle ore 4:15
    Dicen

    ...dicen que no estoy cuerdo,
    porque cuando entro en algún lugar,
    alzo la voz y digo buenos días,
    porqué hablo, hablo con quién sea,
    de igual manera,
    no importando la edad o la condición,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque comparto mi mesa
    indiferentemente,
    dicen que no estoy cuerdo,
    dicen que no estoy sano de mente
    porque no me avergüenzo
    de ser lo que yo soy,
    dicen que no tengo tacto
    porque sonrío a las adversidades,
    porque si no me pagan, no caigo,
    me alejo y en lugar de enojarme
    me reclamo y después olvido,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué no estoy casado
    y quién me lo dice
    es quien traiciona y tiene cuernos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué según algunos,
    vivo como un loco, soñando
    y haciendo castillos en el aire,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué amo las cosas auténticas
    y digo lo que pienso,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué siempre doy la cara,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué hablo siempre yo
    y los que lo dicen
    nunca se han dado cuenta
    de que no importa lo que digan,
    siempre los he escuchado,
    dicen que nos estoy cuerdo
    porque digo la verdad,
    como la pienso
    sin temor de herir o loar,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué mi mano es franca
    y mi voz es fuerte,
    porque defiendo mis convicciones
    hasta la muerte
    y quién lo dice, no comprende,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque escribo versos y enamoro,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque no tengo sonrisas falsas,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque prefiero no indagar,
    chismear o averiguar,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque digo siempre:
    “hazlo, prueba”,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque creo que todos son buenos
    hasta prueba contraria
    y aun así, probándolo,
    confío aun en la bondad humana,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque mis puertas
    están siempre abiertas
    y dicen que no estoy cuerdo
    porqué creo, creo en mi
    y creo en todos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué no sé esconder lo que siento,
    porque no digo las cosas
    como otros desean escucharlas,
    porque contesto y protesto
    y enseño y comparto,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque no bebo coca cola
    y dicen que no estoy cuerdo
    porque no logro hacer la pasta recocida,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque alimento mi alma
    de palabras de otros,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque nunca pregunto
    de donde vienen las personas
    si no hacia donde
    las puedo ayudar a proseguir,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque no me doblego
    a las convenciones,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque si me doblego a las pasiones,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque amo la comida
    y sobre todo ver que otros coman,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque me gustan las mujeres
    y jamas las he visto como objetos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque creo en Dios, la patria y la familia,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque me gusta descubrir
    que todos podemos aprender,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque estoy orgulloso
    de lo que he hecho,
    de mis errores y mis triunfos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque continuo, sin detenerme,
    en lo que inicio,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque perdono
    antes aun de ser ofendido,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque no guardo rencor,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque nunca se han encontrado
    con alguien autentico,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque mis brazos
    están siempre abiertos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque soy sincero
    con los hipócritas,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque nunca digo
    “te amo” sin sentirlo,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque miro a los ojos cuando hablo,
    hasta para herir,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque si no tengo dinero
    no me escondo,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque hasta mis enemigos
    saben que en mi encontraran
    siempre afecto, comida y reparo
    en caso de necesidad,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque sigo dando
    a quienes se aprovechan
    de mi bondad,
    dicen que no estoy cuerdo
    porqué soy abrupto y pasional,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque exijo que todos
    sean mejores por sí mismos,
    dicen que no estoy cuerdo
    porque combato la envidia...
    Y dicen, que no estoy cuerdo
    porqué he vivido y no creo
    que la vida tenga algún
    significado, si no la compartes...
    Aún así, dicen que no estoy cuerdo,
    que soy inestable,
    que estoy loco
    que no comprendo,
    que no acepto,
    que no existo...
    Dicen...
    y los que dicen...

    [Diario de un insospechado psicópata]
    © Claudio Valerio Gaetani

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:46
    Quién al final

    Nunca niegues el amor que sientes,
    sobre todo si estas enfadado o enojado,
    el amor no juega, la conciencia tampoco,
    nuestro yo interno aún menos,
    termina porque, no solo hieres a quien amas,
    haciendo un daño enorme y a veces irreparable,
    si no que te convences a ti mismo
    que aquello que dices es verdad...
    En ambos casos quién al final sufre eres tu...
    Quién al final queda solo... eres tu...

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:45
    Y si, me quita el sueño...

    Es extraño darse cuenta
    que aquello que te quita
    el sueño o te llena,
    a la mitad de tu vida,
    aun no había sido creado...
    Es interesante como juega
    el destino con nuestra existencia...
    Y si, me quita el sueño...

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:41
    ¿Entonces te gustan mis ojos?

    Si yo pudiese decir
    lo que me gusta...
    Si en mi existiese
    el vocablo justo...

    Escogería el instante
    exacto en que me miras
    y no, no son tu ojos,
    es tu silencio...

    Es esa leve caricia,
    casi perfecta...
    ese momento
    en que te siento...

    Sentir ese aroma
    que emana tu piel...
    entre los dedos,
    y no dejar de verte...

    Sentir tu sencillez,
    perfecta, intencional,
    y el temblor de tus manos
    en las mías...

    Me gusta que no logras
    esconder lo que deseas,
    que es lo que yo siento
    atándome las venas...

    Sentir que me haces falta
    y no poder decirlo,
    con la congoja en el pecho,
    y agua en las pupilas...

    Te siento allí, esperando,
    que todo sea un sueño
    del cual en un momento
    despertar sin riesgo...

    Si mi gustan tu ojos,
    ya lo sabes de cierto,
    aquéllo que no sabes
    es que me gusta todo...

    Observo atentamente
    cada verso de tu cuerpo,
    cada guiño de tus ojos
    y me encanta lo que veo...

    Me gusta que me digas
    que es bello amarte así,
    y que niegues al tiempo
    que no es solo un momento...

    Me gustas en silencio,
    y si no estas me haces falta,
    y observo el sueño y niego
    lo mucho que me gustas...

    Y aun así, me gustas,
    y mas lo niego al cielo
    mas aun me gustas
    mas aun que antes...

    Te veo y no te veo,
    eres dafnia inerte
    entre mis rimas
    sueltas...

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:39
    Yo quiero morir y reencarnarme

    Yo quiero morir y reencarnarme
    en el virus de la Chinkungunya...
    Así:
    Te llevaré a la cama...
    Tu cuerpo será mio....
    Lo calentaré al máximo...
    Te haré sudar y temblar...
    revolcándome contigo
    por mas de cinco días
    dejándote sin fuerzas...
    Y te lo aseguro...
    jamas me olvidarías...

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:38
    Porque no siento...

    No lo sé porque no siento,
    no entiendo porque no siento,
    aunque siento pero no, no siento,
    si quizás estoy ebrio de no sentir
    o quizás de sentir al contrario,
    al contrario de mí mismo...
    Quizás sentir no exista ya
    o el tiempo no pasó en vano
    dejó un áspero espacio....
    Un vacío denso sin sentido
    y no, no siento, pero siento...
    Se vuelven absurdos mis versos,
    ya no, no son versos,
    solo morfemas esparcidos
    en la nada...
    Ya no sé qué sea ser,
    porque no soy, o quizás soy...
    No sé si soy o qué soy...
    Encuentro agobiante el ser...
    A veces...
    Hasta el no ser...
    Porque no siento...

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:37
    De pronto las palabras

    De pronto las palabras fluyen...
    Y dejan solo los fantasmas
    de nuestro corazón escondidos
    detrás de lo indescriptible...

    De pronto las palabras viven...
    Y se vuelven las hermanas
    de los sentidos perdidos
    en un laberinto indescifrable...

    De pronto las palabras huyen...
    se se alejan cada vez mas
    dejando nuestros sentidos
    con un dolor abominable...

    De pronto las palabras destruyen
    y sientes de tu alma los miasmas
    de los dolores conocidos
    y de una muerte codiciable....

     
  • 22 ottobre 2015 alle ore 6:35
    Si no...

    Si no te busco...
    Quizás no te extraño...
    No, si no te busco...
    Es porque no deseo
    extrañarte mas...

    Si no te llamo...
    Quizás no quiera oírte...
    No, si no te llamo...
    Es porque deseo
    recordar tu voz...

    Si no te sueño...
    Quizás no existes...
    No, si existes...
    Intacta aquí adentromas allá del sueño...

     
  • 20 agosto 2015 alle ore 19:38
    Me vistes...

    Me vistes...
    Ayer, entre palabras y risas,
    anécdotas y momentos,
    recibí el consejo exacto...
    ¿De dónde podía provenir
    si no, de la simplicidad,
    de la autenticidad?
    Tu, querido, me dijeron,
    debes tener a alguien,
    que te vista...

    ¿Porqué? Pensé...
    ¿Tan mal me visto?
    Mientras sonreía...

    Si, que te vista, que exalte
    lo que eres, que sea
    parte esencial de ti...

    Que sea tu complemento,
    como un bel vestido
    que te calza a la perfección...

    Y si, tenías razón, amiga,
    no solo lo necesito,
    lo quiero, en fondo a todo.

    Es verdad, que me siento
    desnudo, avergonzado
    de seguir por la vida así.
    Desnudo, en pelota,
    y tu, si, tu, lo sabes
    que me vistes...

    Si, tu, que te escondes
    en los meandros
    de mis deseos...

    Lo sabes, que eres
    el vestido justo,
    a la medida...

     
  • 20 agosto 2015 alle ore 19:34
    Y te dije...

    Y te dije...
    Déjate simplemente amar...

    Y tu respondiste:
    ¿Mmmm así?

    Ahora las palabras
    fluyeron, los versos
    se hicieron claros
    en mi mente,
    el sueño creció
    y aun así,
    nada cambió,
    solo el hecho...

    Tu, déjate amar
    simplemente...
    que el amor
    no es como el agua,
    no sigue la corriente...

     
  • 20 agosto 2015 alle ore 18:19
    Nudos

    Desatando los nudos del alma,
    desató aquellos en la garganta
    que no grita...
    Y cerrando los labios
    hace silencio gritando
    en el fondo de sí,
    su nombre,
    deletreando cada palabra
    lentamente...

     
  • 20 agosto 2015 alle ore 17:59
    Logico y natural

    Quererte es lógico y hasta natural,
    amarte aun mas lógico y mas natural...
    De hecho, todo, fue lógico y natural...
    ¿Perdonarte y confiar en ti...?
    Sería de una idiotez mítica...
    También esto es lógico y natural.

     
  • 08 agosto 2015 alle ore 6:24
    Tu me dejas

    Tanto, es verdad,
    yo pierdo tu mirada,
    tu aliento,
    tu abrazo,
    tu, ganas mis palabras,
    indelebles en el tiempo.
    Tu mirada se olvida,
    tu aliento se diluye,
    tu abrazo se termina,
    mis palabras,
    aún después
    de ti y de mi,
    ahí estarán,
    y continuarán
    a decir al cor...
    Te quiero.

     
elementi per pagina
  • 29 novembre 2016 alle ore 4:58
    Alguna vez... la felicidad...

    Come comincia: Si alguna vez has sentido felicidad, ¿no te habría gustado ser capaz de apresar ese instante para siempre?
    La Felicidad pensaba que el mundo se había creado exactamente para ella, quizás alguien había mezclado sus preferencias con sus mejores deseos para hacer de la suya una realidad perfecta, acertada hasta el más mínimo detalle llegando a convertirse casi en una proyección de lo mejor de sí misma. Cierta noche la Curiosidad llamó inesperadamente a su puerta para contarle que había descubierto un claro por el que podía adivinarse un pequeño camino, demasiado tentador para que la Felicidad no quisiera saber hasta dónde podría llevarle.
    Consultaron a la Intuición que sin dudar dio su aprobación y animada por los sabios consejos del Valor, La Felicidad decidió probar suerte y comenzar su aventura. No muy lejos de allí, habitaba la Tristeza, en un lugar ensombrecido en el que cada día dejaba de brillar el sol y las noches se hacían tan largas como un mal sueño. Difícil encontrar un lugar donde poder descansar en aquel paraje tan inhóspito. Al caer la tarde, la Tristeza recibió la visita de las Sombras alertándola de que habían sido alcanzadas por una lejana luz que se colaba por un hueco entre los arbustos. El Misterio, que ya sabía de la existencia de esta extraña senda, lanzó una fría mirada a la Tristeza con la que casi la obligaba a marchar. Fue entonces cuando la Impotencia le hizo pensar que tal vez fuera buena salida.
    La Felicidad avanzaba decidida y sonriente, disfrutando del color de cada piedra del camino, del olor de cada flor, del brillo de cada hoja, de la magia de cada rayo de luna que jugaba entre las ramas de los árboles. La Tristeza deambulaba asustada y estremecida, con pasos cobardes que intentaban adivinar la superficie antes de tocarla, mirando constantemente hacia atrás, arrepintiéndose de cada pisada e imaginándose al acecho de terribles sombras monstruosas. Siguiendo cada una su camino, casualmente ambas llegaron hasta un pequeño claro que se abría en el bosque.
    La Felicidad pensó que quizás ése era el lugar más bonito en el que jamás había estado. Se sentía reconfortada por la robustez de los fornidos árboles, adulada por la belleza de las flores que se entregaban a ella en una especie de bello ritual y agradecida a la música que le ofrecía el agua del pequeño arroyo a su paso entre las piedras. La Tristeza se sintió sobrecogida ante aquel claro tan trémulo, rodeada por gigantescos árboles sentía que intentaban apresarla, despreciada por aquellos privilegiados brotes de vivos colores que la miraban con desaire y sobrecogida por el imprevisible estrépito del arroyo que rompía el silencio. La Felicidad fue la primera en darse cuenta de que no estaba sola, la curiosidad se fundió con la alegría y sus ojos sonrieron.
    La tristeza, en cambio, se refugió agazapada tras unos arbustos asomando su máscara de hierro envejecido con la que ocultaba su triste rostro, bajo la que podían intuirse sus labios retorcidos por el miedo. La Felicidad preguntó con voz alegre: ¿Quién eres? Sólo se oía el sonido del agua y el tímido temblor de las ramas del matorral tras el que se ocultaba la Tristeza. Tras preguntar varias veces sin obtener ninguna respuesta, solamente al cesante temblor de las ramas, la Felicidad dijo: "Sólo quiero ser tu amiga". La Tristeza al fin salió de su escondite, cabizbaja, casi avergonzada ante tantas muestras de felicidad que ella no alcanzaba entender. La Felicidad no encontraba motivos para la Tristeza, que no se atrevía a levantar su mirada del suelo, y le preguntó con su voz alegre: "¿No tienes amigos?". Sin dejar responder, comenzó a hablar la Felicidad: "Yo tengo muchos amigos. Mi amiga es la Alegría, que siempre me inunda de gratitud; la Risa, que me hace cosquillas en el estómago; la Inquietud, que me descubre cosas preciosas; la Sonrisa, que abre mis ojos al mundo; la Amabilidad, que me regala su afecto; la Locura, que embriaga mi espíritu; la Templanza, que me mantiene unida a la razón; la Sabiduría, que me conduce al más alto grado del conocimiento; el Entusiasmo, que todas las mañanas viene a despertarme; la Generosidad, a la que siempre agradezco su grandeza; la Sorpresa, que me maravilla con algo imprevisible; la Comprensión, que no necesita explicaciones; la Fortaleza, que me ayuda a encontrar lo que busco; la Sinceridad, que me muestra el lado más bello de las cosas.... También tengo otro gran amigo, el Amor, a quien quiero sin saber por qué".
    La Tristeza había permanecido inmóvil escuchando cómo la Felicidad describía entusiasmada a sus amigos. "Háblame ahora de tus amigos", dijo la Felicidad. La Tristeza comenzó a hablar con su voz apagada: "Yo también tengo amigos. Mi amigo es el Dolor, cuya presencia ya pasa desapercibida; la Angustia, que me oprime sin motivos; el Temor, que me enseña todos los peligros; la Pena, que me desgarra las entrañas; el Desaliento, que merma mis fuerzas; la Compasión, que siempre me recuerda lo triste que soy; la Mentira, que engaña a mi alma; la Esperanza, que me aleja de la realidad; las Lágrimas, que riegan mi jardín de rosas secas y tallos de espinas; los Recuerdos, que alimentan mi pesar sin dejarme mirar hacia delante; la Soledad, que siempre me acompaña; la Decepción, que oscurece mis días; la Traición, que ensucia mi lealtad; la Envidia, que se regocija en mi desconsuelo".
    La Felicidad escuchó atentamente sin borrar la sonrisa de sus labios y el misterio de sus ojos. Tras un corto silencio, roto por la inquietud y curiosidad de la Felicidad, dijo: "Antes de irte, quiero pedirte un favor". La Tristeza, sin levantar la vista del suelo, esbozó un sí no muy convencido. "Quiero ver tu rostro", dijo con voz pausada la Felicidad, en un intento de mostrar confianza en su tímida amiga. Tras dudarlo unos instantes, la Tristeza se acercó la mano hasta la cabeza y deslizó su máscara hacia atrás dejando al descubierto su rostro. Lentamente fue levantando la vista hasta encontrarse con al mirada exacta de la Felicidad. Los ojos de la Felicidad dejaron escapar algunas lágrimas mientras su boca dibujaba una amplia sonrisa. Los ojos de la Tristeza brillaron mientras su boca esbozaba un llanto comprimido. La Felicidad rápidamente reconoció el rostro de la Tristeza, tan igual al que veía todas las mañanas reflejado en el lago mientras se arreglaba dispuesta a pasar un día feliz, tan igual y, a la vez, tan distinto. La tristeza no alcanzaba a creer que la imagen que tenía delante guardaba una extraña y agradable similitud con aquella que tímidamente se asomaba a su charca antes de colocarse su máscara de hierro envejecido.
    La Felicidad y la Tristeza dependen de la suerte y de la casualidad. La misma suerte que un día la Felicidad y la Tristeza decidieron tentar y la misma casualidad que hizo que ambas se cruzaran en el camino. La Felicidad y la Tristeza dependen, sobre todo, de los amigos que tengas.